lunes, 21 de diciembre de 2009

Los estafadores del servicio militar

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Nota: Este post lo tenía pensado desde la semana pasada, pero por muchas cosas no había podido redactarlo, así que si lo notan un poco desfasado con el calendario, ya saben a qué se debe. Ah, y no se me ocurrió un mejor título, ¿sugerencias?

Ah, cómo me dan risa y pena ajena toda la bola de ingenuos que se dejan embaucar por timadores principiantes.

Les cuento: luego de unos cuantos años decidí por fin hacer mi servicio militar. En México es obligatorio para los varones hacer el servicio de las armas al cumplir los dieciocho años. Para las mujeres es opcional. El caso es que en su tiempo decidí no hacerlo, en parte por mis ideas y en parte (¿por qué negarlo?) por flojera.

Volviendo al tema, les decía que a finales del año pasado decidí hacerlo... ok, me vi en la necesidad de liberar mi cartilla para que me pudieran contratar en un nuevo empleo, ni modo, así son las cosas.

Para no hacerles largo el cuento, salí sorteado con bola negra, o sea, no tenía otra que hacer más que esperar un año para obtener mi cartilla militar liberada. Yo sabía que los remisos tenían que presentar su servicio obligatoriamente o, como comúnmente se dice: a huevo tienen que marchar.

Pasó el año y el día doce de diciembre me lancé por mi cartilla. Iba todo somnoliento porque unos pinches fanses guadalupanos no me dejaron dormir, pero por lo menos llegué temprano.

Saliendo del metro, de la estación Cuatro Caminos, lo primero con lo que me topé fue con un tipo todo andrajoso gritando "lleven su pluma tinta negra, no los dejan pasar sin su pluma tinta negra". Lo miré de reojo y no le hice caso.

Seguí mi camino y de repente me di cuenta de que había una enorme aglutinación de púberes legalmente adultos esperando escuchar los gritos de un tipo. Este tipo estaba bajo una carpa, rodeado de tres mesas y en cada mesa varios papeles. El sujeto en cuestión usaba un megáfono para comunicarse con los púberes en cuestión. Usaba un chaleco verde olivo tipo expedición safariesca. Y por el megáfono daba indicaciones de cómo llenar un documento mediante el cual deberíamos solicitar la liberación de nuestra cartilla militar. Dicho documento estaba a la venta por la módica cantidad de..., ah, ni me interesó saber de cuánto era la estafa.

Había gente deambulando diciendo que compraras tu portacartilla. Que llenaras un formatito con tus datos para que no se te olvidaran al entrar a recoger tus papeles. Lo más barato de a 10 pesos. Y, claro, ninguno de ellos con uniforme militar.

También había gente sacando fotocopias: de la identificación oficial, del acta de nacimiento. De los papeles y documentos que supuestamente te iban a solicitar para poder recoger tu cartilla.

Luego había una valla de militares y después de ellos ya no había civiles, solo los que iban a recoger su cartilla.

Yo, en lugar de comprar todo eso que decían que necesitaría, me acerqué a un elemento castrense que estaba de pie bajo un letrero grande que decía "INFORMES":
–Buen día, ¿necesito algo más que mi recibo para recoger mi cartilla? Soy remiso.
–No, ¿traes tu credencial de elector?
–Claro.
–Sólo eso, pásale.
Y pasé. Adentro vi a muchos individuos que hasta habían ya tramitado la "reducción de su cartilla a tamaño credencial, bara-bara"

Cuando llegué al lugar donde me entregarían mi documento, lo único que pasó fue que, por ser remiso, me formé en una fila aparte, con menos gente por cierto. Y al solicitar mi cartilla y entregar mi recibo me pidieron mi número de matrícula o como le digan al número de serie con el que te identifican. Lo dije y listo, ya tenía mi cartilla liberada. Ni plumas negras, ni solicitudes de liberación de cartilla, ni formatitos mamones, ni nada de esos gastos fueron necesarios.

Lo siento por la bola de ingenuos que van a regalar su dinero. Y me encabronan los ojetes que explotan la ingenuidad y estupidez de la gente. Pero bueno, ser estúpido tiene su costo, ¿no?

Moraleja: Cuando vayan a realizar un trámite con militares, no le crean a la gente vestida de civil. Cuando hagan cualquier trámite, asegúrense de que la gente que ofrece informes no sea gente externa, pregunten a los empleados de la institución en cuestión. No sean brut@s.

8 comentarios:

  1. tengo una duda,tengo 22 años y quiero tramitar mi cartilla militar pero el dilema está en que radico en la ciudad de Mexico y soy originario del estado de Puebla y mi credencial tiene mi dirección natal (puebla) podre realizarlo aqui?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo idea. Por lo visto no leíste bien. Recomendé que las dudas sobre cosas militares las disipes preguntando a gente militar.

      Eliminar
  2. Que informacion tan tonta, no se a donde fuiste pero creo que ni ellos marchan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos. En el texto especifico que salí del metro Cuatro Caminos, lo cual indica que fui al Campo Militar No. 1. ¿A quiénes te refieres con "ni ellos marchan"? No sé cuál es el sujeto de tu oración. Y no sé si sea tonta o no la información, en realidad mi post es de opinión más que informativo.

      Eliminar
  3. hola yo tengo una duda, veras soy remiso tengo 24 y la neta me da weba hacerlo ya tengo mi media cartilla me toco bola blanca la tengo desde los 18 pero la pregunta es esta, puedo ir asi como tu a que me firmen solo y me la liberen XD? si es asi para ir jajaja aun que la neta no lo hice por estudios, y trabajo pues mi trabajo me exige precencia de 10 a 7 pm de lunes a sabado

    ResponderEliminar
  4. Y si tengo 6 meses de no haber recogido aún la cartilla no liberada, ¿qué pasa?

    ResponderEliminar
  5. Y si tengo 6 meses de no haber recogido aún la cartilla no liberada, ¿qué pasa?

    ResponderEliminar
  6. COMO HAY GENTE TAN ESTUPIDA ....XD

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.