viernes, 18 de marzo de 2016

La Flor Más Bella del Ejido

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Tomada de www.xochimilco.cdmx.gob.mx/fmbe2016.html
Hace dos días estuve presente en la semifinal de la CCXXXI edición de La Flor Más Bella del Ejido, y me gustó lo que vi.

Un poquito de historia

La Flor Más Bella del Ejido es un certamen que se celebra cada año en estas fechas (cercanas al inicio de la primavera) en las tierras xochimilcas. En sus inicios se llevaba a cabo en el extinto Canal de la Viga (hoy Calzada de la Viga) en la delegación Iztacalco. Luego se trasladó al pueblo de Mixquic en Tláhuac, pero ante la poca asistencia del público a esa zona, terminó por establecerse, en 1955, en el centro de Xochimilco.

El nombre de este certamen no fue siempre el actual. En 1921 se le conoció como La india bonita y su objetivo era enaltecer la belleza de la mujer indígena de México. Más tarde, el presidente Lázaro Cárdenas lo renombró como se conoce hoy: La Flor Más Bella del Ejido y cambia su objetivo, ahora se trata de enaltecer la belleza de la mujer mestiza de las zonas ejidales del entonces Distrito Federal.

Si quieren saber más del certamen, pueden revisar este blog que desde 2009 ha estado publicando artículos sobre el origen y la tradición así como de las ediciones más recientes de la contienda: laflormasbelladelejido.blogspot.mx

El formato del concurso

La competencia tiene este formato: La delegación Xochimilco publica la convocatoria en la que, normalmente, solo se invita a las mujeres de entre 18 y 23 años procedentes de alguna de las doce delegaciones que contaron con ejidos. Una vez que las interesadas se han registrado en el certamen, asisten a una capacitación que corre a cargo de la misma delegación Xochimilco, en ésta se les proporciona información acerca de la historia del certamen, del registro de Xochimilco como patrimonio cultural de la humanidad, y otros temas pertinentes. Ah, a cada una se le asigna una flor que será a la que representen durante el concurso.

El primer día de la contienda propiamente dicha, domingo, se realiza una presentación de las competidoras en la explanada delegacional. Básicamente suben al escenario y frente al micrófono dicen su nombre, procedencia y la flor que representan. En esta ocasión no se hace ninguna calificación ni eliminatoria de concursantes, solo es una presentación, tanto de las concursantes como de sus respectivas porras. Porque déjenme decirles que hay quienes son apoyadas por todo su barrio que asiste con pancartas, mantas, matracas, pompones y cuanta cosa se encuentren en el camino. Se arma buen escándalo.

Esta es la porra de la florecita Violeta, solo que se acomodaron al revés. :D
La siguiente etapa del concurso es la semifinal, que se realiza en la isla Tlilac, ubicada en la zona chinampera y a la que se accede desde el embarcadero de Cuemanco. En este lugar se instala el jurado y el público rodea a la isla en una suerte de media luna formada por las trajineras en las que se llega al sitio de la contienda. No está de más decirles que estas trajineras suelen ser ocupadas por las porras de cada una de las florecitas participantes y que son harto escandalosas cuando su favorita pasa al frente. De verdad, se pone divertido el asunto.

Las concursantes pasan una por una a hacer uso del micrófono, la idea es que emitan un mensaje con el tema de su elección, pero que sea propio. Al ser un ejercicio de oratoria, no llevan el discurso escrito y tampoco pueden hacer algo más que hablar, es decir que canciones u otras manifestaciones quedan fuera del protocolo. El jurado calificará a cada participante a partir de estas intervenciones y las veinte mejor puntuadas pasarán a la final. Cabe decir que este año los temas de moda fueron la equidad de género y la conservación ecológica de Xochimilco.

La final se realiza el día viernes (hoy, por cierto) en la explanada delegacional. Las veinte finalistas hacen uso nuevamente del micrófono y otra vez son calificadas por el jurado que elegirá a solo diez finalistas. A estas diez finalistas se les somete a una prueba más, deben responder una pregunta aleatoria que versa sobre los mismos temas en los que fueron instruidas durante la capacitación previa al certamen. A partir de la manera en que respondan serán elegidas las tres ganadoras del concurso.

Lo bonito

Ahora bien, como se puede ver, no se trata de un concurso en el que solo se califique la belleza física de las participantes. Se trata de que cada una de ellas debe hacer uso de su voz y sus ideas para lograr el objetivo final: conseguir la corona. Es por esa razón que me parece un certamen digno de preservarse.

El discurso que elabora cada una de las concursantes debe ser un escrito coherente en el que se defienda una idea, vamos, se trata de una pequeña tesis. Este ejercicio no es cotidiano, al menos no en el programa educativo de la SEP y, por lo tanto, que lo hagan en el marco de La Flor me parece simplemente estupendo. Aunado a lo anterior, el pararse en un escenario y hacer uso de un micrófono, es decir, hablar en público también es un aspecto sumamente resaltable. No se trata solamente de que respondan una pregunta capciosa, sino de que manejen bien la voz, sepan proyectarla, respirar correctamente y aprendan a controlar los nervios y el pánico escénico. Estoy seguro de que las participantes nunca más tendrán pena a la hora de exponer en la escuela. Y, por si me le preguntan, me parece que todos deberíamos saber hablar en público, así que este aspecto del certamen también me agrada.

Hay que sumarle a lo anterior el buen trato que se le puede dar a la autoestima de cada una de las muchachas que participan en el certamen. He sabido de quienes mejoran notablemente este aspecto de su personalidad una vez que han pasado por el certamen de La Flor.

Ahora bien, estos aspectos que he resaltado recaen en la individualidad de cada participante, es decir, se trata de beneficios personales que pueden obtener las muchachas que participan en la contienda. Sin embargo, también hay cosas buenas para más personas.

En primer lugar, las artesanas y artesanos que se encargan de elaborar cada elemento del atuendo que deben portar las concursantes: chincuete, faja, ataderas, blusa, rebozo, huaraches, aretes, collares y demás accesorios. La mayoría de estas prendas y alhajas son hechas por manos virtuosas de las zonas rurales de Xochimilco y Milpa Alta. Con la realización del certamen se estimula su comercialización y con esto se conserva un arte precioso al tiempo que se beneficia económicamente a la población productora.

También se ven beneficiados otros productores que no están tan íntimamente vinculados con el ajuar de las florecitas participantes. Me refiero a productores de nieves, de café, de amaranto, de hortalizas, de textiles, etcétera, que asisten a la fiesta de La Flor a ofrecer sus productos, sabiendo que el certamen atrae la atención de muchos espectadores que se convierten en clientes potenciales. Porque han de saber que de la mano del certamen se realiza una especie de expo feria en la que los productores antes mencionados se dan cita junto con representaciones de restaurantes y ofertantes de diferentes tipos de alimentos.

Incluso es beneficioso para los ballets folklóricos que encuentran en la realización del certamen un foro abierto a sus expresiones dancísticas, así como para los cantantes de la localidad, ya que tanto el día de la inauguración, como en la semifinal y en la final éstos participan en el escenario principal mientras las concursantes se preparan para presentarse ante el público.

Lo feo

He hablado positivamente de este concurso y seguramente dirán que es muy bello como para ser cierto, que normalmente ando de criticón. Pues bien, sí hay aspectos que no me gustan del certamen.

Para empezar, el pretendido enaltecimiento de la belleza mestiza me hace remontarme a los tiempos vasconcelianos y me recuerda la idea de homogeneizar a todo el país tanto biológica como culturalmente. Si le quitaran esa premisa, estaría más adecuado a los tiempos actuales en los que nos gusta la diversidad y la multiculturalidad.

El que este concurso tenga un juzgado hace que sea nada objetivo y sí una mezcla se subjetividades, con lo cual no siempre el fallo resulta ser el que la gente espera o el que debería ser, pero esos son los gajes de todos los concursos de este tipo.

Que Xochimilco tenga la responsabilidad de organizar este evento año con año propicia que las concursantes sean en su inmensa mayoría xochimilcas y que el resto de las delegaciones convocadas estén prácticamente ausentes de la contienda. No sé si sería mejor que se turnaran las delegaciones o hacer otra cosa, pero sí estaría bien tratar de ser más incluyentes. Ah, y esto también hace que la delegación de Xochimilco sea, a veces, poco entusiasta con el certamen y se preocupe demasiado poco por su óptima realización, o incluso permite que el concurso se politice dentro del ámbito xochimilca.

Vinculado con lo anterior está el rezago en difusión, tanto de la convocatoria como del evento en sí. Fuera de Xochimilco es difícil encontrarse con un cartel que convoque a las muchachas a participar en el certamen. Tampoco existe presencia de medios de comunicación, ni revistas, ni radio, ni diarios, ni medios electrónicos. Los pocos reporteros y fotógrafos que he visto son locales, y eso no está mal, es genial que la población se interese por lo que sucede en su entorno. El problema es que el concurso se encierra en una burbuja y el mundo ni se entera de su existencia.

De salida

Y ya para no hacer tan largo este post (¡wow!, llevo tres cuartillas de texto, lo siento, no era mi intención aventarme tanto choro), solo quiero decir que con sus asegunes, pero sí me gusta la Fiesta de la Flor Más Bella del Ejido y que, por supuesto, les invito a que se den la oportunidad de verla con sus propios ojos. Así que, láncense en la tarde al centro de Xochimilco y, sin importar que no vayan a apoyar a alguna florecita concursante, échenles porras, grítenles, desgañótense. Es divertido. Todavía van a alcanzar varias actividades, acá les dejó el enlace para que vean el programa: http://www.xochimilco.cdmx.gob.mx/fmbe2016.html#programafmbe16

1 comentario:

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.